sábado, 10 de abril de 2010

VERSION RESTAURADA DE "LOLA MONTES" DE MAX OPHULS


EL DESEO CUMPLIDO
Por Rocío García (Blog del Diario El País, PAPELES PERDIDOS)

http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/2010/04/el-deseo-cumplido-de-max-ophuls.html

El testamento cinematográfico de Max Ophuls, Lola Montes, el último filme del cineasta alemán, el único que rodó en color y que se estrenó en diciembre de 1955 en medio de un gran escándalo, se podrá ver a partir de este viernes en cines de Madrid y Barcelona con el montaje original de su director. Es toda una buena noticia para los amantes del cine y para aquellos que defienden la autoría de los directores de las películas por encima de la de sus productores. Lola Montes sufrió tan trágicos avatares que Max Ophuls renunció a su autoría. La Cinemateca francesa ha sido la encargada de restaurar digitalmente, fotograma a fotograma, la película original para lo que ha contado con la colaboración de Marcel Ophuls, el propio hijo del realizador. La copia restaurada, que en España se verá en formato de Alta Definición, no hace sino mostrar la fidelidad más absoluta a las intenciones artísticas de su realizador y desterrar de una vez por todas los ultrajes sufridos por la película. Se cumple así el deseo de Max Ophuls, muerto apenas dos años después del estreno de la que ha sido considerada su obra cumbre.

Ni la historia real de Lola Montes ni la versión cinematográfica de Max Ophuls tienen desperdicio. Nacida en 1821 en Irlanda, la vida de Lola Montes estuvo siempre rodeada de escándalo. Mujer adelantada a su tiempo, fue bailarina,cortesana y amante de decenas de hombres, entre ellos el músico Franz Liszt y el rey Luis I de Baviera. Murió a los 42 años en Nueva York en la más absoluta de las indigencias, sin que ninguno de sus dos hijos reclamara su cuerpo. El filme de Ophuls, protagonizado por Martine Carrol y Peter Ustinov, sigue los pasos de la que fue condesa de Landsfeld, convertida al final de sus días en una atracción de feria. Lola Montes relata los avatares sociales y sentimentales de esta mujer desde la arena de un circo.

El estreno del filme en 1955 fue un auténtico fracaso comercial. Fue esta la razón aducida por los productores de la cinta para suprimir algunas escenas y traducir al francés algunos de los diálogos en alemán, así como remezclar el sonido. A finales de 1956, en contra de la voluntad de su director, se eliminaron más escenas y se hizo un montaje cronológico, sin los flashbacks originales. Doce años más tarde, el productor Pierre Braunberger compró los derechos de la película y produjo una versión parecida a la realizada en su día por Ophuls. Es en 2008 cuando la Cinemateca francesa obtuvo una versión completamente restaurada, fiel a los deseos de su director, con los colores, el sonido y el montaje original.

Ya lo había advertido Max Ophuls en una entrevista que le hicieron en Cahiers du Cinema, poco después de su estreno en el cine Le Marignan de París, sus colegas François Truffaut y Jacques Rivette. "No solamente faltan al respeto hacia lo que he hecho, sino que, además, no saben leer", dijo Ophuls refiriéndose a los productores. El escándalo por la manipulación provocó que cineastas de la talla de Roberto Rosselini, Jacques Tati y algunos otros firmaran un manifiesto en favor de la película original. Con su estreno en el Festival de Cannes en 2008 se saldaba una deuda que arrastraba el mundo del cine con el maestro de títulos como Carta a una desconocida, El placer o La ronda. Y con su estreno en España, un empeño de Vértice y los cines Verdi, se abre la posibilidad al público de hoy de descubrir una obra maestra de la historia del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada