sábado, 8 de mayo de 2010

RAYMOND CARVER UNCUT


Por Amalia Castillo.-

http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/2010/05/carver-en-estado-puro-.html#more

Ha pasado a la historia como uno de los creadores del realismo sucio. Sus personajes corrientes (en ocasiones cargados de tabaco y ginebra), sus estructuras minimalistas, la sobriedad, las frases cortas y la escasez de adjetivos que caracterizaron los relatos de Raymond Carver (1939-1988) no tenían tanto que ver con él como pensábamos. Su viuda, la poetisa Tess Gallagher, acaba de hacer realidad uno de sus sueños: hoy sale a la calle Principiantes (Anagrama), una colección de relatos del autor de ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor? tal y como los concibió. Sin cortes ni edición. Al poco de la muerte del escritor, a los 50 años como consecuencia de un cáncer de pulmón, se airearon sus diferencias y su relación amor-odio con el editor Gordon Lish, reponsable en cierta media del estilo minimalista del escritor. Se intercambiaban cartas en las que Carver amenazaba con tirar la toalla y al día siguiente suplicaba lo contrario. El editor, que todavía vive, cortó, añadió cosas y cambió finales según le venía bien a su personal idea del cuento.Principiantes ("Porque me da la impresión de que, en el amor, no somos más que completos principiantes") es la versión original de De qué hablamos cuando hablamos de amor, publicado en 1987 y dedicado a su esposa.

A primera vista sorprende el grosor. No hace falta ser un carversiano de pro para darse cuenta que Principiantes no sólo es mucho más extenso sino que cambian los títulos, cuesta entrar en algunos relatos grabados a sangre y fuego en la mente de sus seguidores y te dejan perplejos los nuevos finales. Jesús Zulaika, traductor en España de toda su obra, asegura que "los nuevos relatos de Carver son tiernos y validos en sí mismos. Hay gente en todo el planeta que le adora pero los de antes te dejaban sobrecogido y los de ahora son buenos". Zulaika justifica la defensa que ha hecho Philip Roth de Principiantes, el relato que cierra el libro, calificándolo como perfecto. "Es verdad, ni le sobra ni la falta nada, pero en otras historias creo me quedo con el trabajo editado". Sin correcciones y sin censura, los relatos dejan la huella de un escritor "tierno, entrañable y muy concernido a la vida", recalca su traductor, quien reconoce también que Gordon fue literariamente muy efectivo y que "estamos hablando de literatura no de cómo se explican las cosas". Finalmente de la lectura de Principiantes se deduce que hay una línea demasiado gruesa que separa el genio de la normalidad. El editor lanzó a Carver a la estratosfera, le hizo inmortal, pero nunca hubiera podido escribir sus historias aunque contribuyera a mejorarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada