viernes, 18 de junio de 2010

EL DIA DE LA PATERNIDAD


El Día del Padre debiera llamarse el Día de la Paternidad.
Engendrar hijos no es complicado -es facilísimo- el arte está en ejercer la paternidad abasteciendo a los hijos con amor condicional ("te quiero pero debes ganarte ese cariño asumiendo tus responsabilidades"). Y existen muchas personas en el mundo -que sin haber engendrado hijos- ejercen la paternidad responsablemente de muchas maneras: abuelos, padrastros, tíos, maestros, hermanos mayores.

Padre es el que engendra, pero también el que educa y el que da sustento y seguridad a los hijos. Quienes tuvimos la suerte de tener un padre que nos abasteciera no solo con valores y ejemplo, sino también con educación y don de mando, nos sentimos beneficiados, ciertamente. Pero un indicador preocupante, en las sociedades nuestras, es cómo se incrementan los índices de violencia familiar, abandono de hogar, demandas de filiación, alcoholismo y drogadicción. Cómo es que "la cultura de la basura" corroe la mentalidad de los padres y la de los potenciales padres.

Se nos ocurre pensar en los padres que perpetran actos de corrupción (o la dejan pasar); en los que se mantienen en la impunidad (o en la mediocridad); y en aquellos que no se esfuerzan por hacer lo que deben hacer. Se nos ocurre pensar en los padres que no podrán ver a sus hijos este domingo pues purgan condena; o en aquellos que están lejos del Perú o de su ciudad natal porque deben ganarse el sustento. Se nos ocurre pensar en las madres abandonadas o separadas o divorciadas que son padres también para sus hijos. Se nos ocurre pensar en los padres honestos y en los que se fueron.

Por todo eso ¡Feliz día de la Paternidad! Y habría que darle la vuelta al subdesarrollo que nos hace pensar que la paternidad es un atributo. Por cierto que lo es, pero se gana día a día.
Oscar Contreras Morales.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada