jueves, 13 de enero de 2011

CINE E IRÁN: EL SILENCIO O LA CÁRCEL (Diario EL PAÍS, España)


Lamentamos el cautiverio de Jafar Panahi, el gran cineasta iraní.
Este es un penoso caso de prisión por conciencia, compartido con sus colegas Mohammad Nurizad yMohammad Rasulof.
Panahi es autor de un puñado de películas estupendas como El globo blanco, El espejo, El círculo (las tres estrenadas comercialmente en Lima) y Crimson gold que vimos en Buenos Aires y debe ser lo mejor de la década pasada.
Desde este modesto espacio reclamamos su libertad inmediata así como la restitución plena de sus derechos.
Óscar Contreras Morales.-

ÁNGELES ESPINOSA - Teherán - 13/01/2011

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cine/Iran/silencio/carcel/elpepicul/20110113elpepicul_1/Tes

El silencio o la cárcel. Tal es la alternativa para los cineastas en el Irán de Mahmud Ahmadineyad. La represión desatada a raíz de las protestas que siguieron a su reelección en junio de 2009 ha acallado la creatividad que durante años obtuvo los principales premios en los más prestigiosos festivales internacionales.
Mohammad Nurizad (de quien ayer se supo que se encuentra en estado crítico) cumple una sentencia de tres años y medio por "insultar a las autoridades y propaganda contra la República Islámica"; Jafar Panahi acaba de recurrir su condena a seis años de cárcel por actuar "contra el régimen islámico", y Mohammad Rasulof también espera el resultado de su apelación a la misma pena. Otros como Mohsen Makhmalbaf o Abbas Kiarostami hace ya tiempo que trabajan fuera de su país para evitar la censura.
"Este no es solo mi juicio. Es el juicio al arte y a los artistas de este país", manifestó Panahi en su alegato ante el tribunal que le juzgaba el pasado noviembre. Un mes después, el juez desoía sus argumentos y acompañaba la pena de seis años de prisión con otros 20 de inhabilitación, durante los cuales se le prohíbe no solo filmar sino "escribir guiones, viajar al extranjero e incluso dar entrevistas a medios locales y extranjeros".
Su abogada, Farideh Gheyrat, ha anunciado esta semana que ha recurrido la sentencia. Al cineasta se le declaró culpable de "atentar contra la seguridad nacional", un cajón de sastre que también se utilizó en abril del año pasado para condenar a Nurizad a 50 latigazos y tres años y medio de cárcel.
En el caso de Rasulof, el director de Las praderas blancas, seleccionado en el Festival de San Sebastián de 2009, fue detenido junto con Panahi y otras 15 personas en marzo de 2010 ante la sospecha de que estaban preparando una película sobre las controvertidas elecciones de 2009. Rasulof, de 38 años, pasó tres semanas en prisión. El pasado diciembre recibió la misma condena que Panahi. "¿Cómo se puede acusar a alguien por una película de la que no se ha filmado ni el 30%? Permítame que la acabe y luego júzguenla", pidió sin éxito al juez Jafar Panahi, autor de la aclamada El círculo (León de Oro en Venecia en 2000).
De la preocupación que suscitó su caso dieron testimonio las condiciones de su detención en la ominosa cárcel de Evin. Según denunció su mujer, Tahereh Saidí, la sala del Museo del Cine donde se guardan los premios que Panahi ha recibido a lo largo de su carrera es mayor que la celda donde estuvo confinado. Tras 77 días sin recibir asistencia letrada, el director se declaró en huelga de hambre y, en una breve conversación telefónica, pidió a su mujer que diera publicidad a su decisión. La reacción internacional surtió efecto. La silla vacía en el Festival de Cannes, el llamamiento de Kiarostami y las lágrimas de Juliette Binoche, además de las protestas de cineastas como Steven Spielberg o Bertrand Tavernier, colocaron al régimen iraní en una situación muy incómoda. Pronto se autorizó la visita de su familia y de su abogada, y 10 días después, Panahi quedaba en libertad bajo fianza de 2.000 millones de riales (unos 150.000 euros en ese momento).
Otros cineastas no son tan conocidos o no tienen la suerte de concitar una movilización similar. Nurizad, con quien Panahi coincidió en Evin, fue brutalmente golpeado el pasado mayo por negarse a pedir perdón al líder supremo por la carta abierta que le dirigió denunciando la violencia poselectoral. En protesta, se declaró en huelga de hambre. De nuevo, se negó a ingerir alimentos hace un mes. Su familia asegura que se encuentra en "condiciones críticas" debido a una infección bucal y según su médico necesita una operación urgente, tal como recoge la web reformista Kaleme. Este antiguo periodista, de 58 años, ha dirigido entre otras películas Banderas en el castillo de Kaveh (2009) y El príncipe persa (2005).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada