miércoles, 27 de abril de 2011

SE FUERON FERNANDO FUENZALIDA Y CARLOS EDUARDO ZAVALETA


FERNANDO FUENZALIDA VOLLMAR

Lima, abril 14.- Esta mañana, víctima de una penosa enfermedad, falleció en esta ciudad el doctor Fernando Fuenzalida Vollmar, un insigne antropólogo peruano que ocupó varios cargos en el Ministerio Público.
Dedicado a la ciencia, donde desarrollo una fructífera vida profesional y laboral, así como en la investigación científica en cuya materia dejó un amplio legado de obras escritas en torno a su especialidad.
El doctor Fuenzalida Vollmer ocupó cargos como: Gerente Central y Director General de la Escuela del Ministerio Público y consultor externo de la Fiscal de la Nación, Gladys Echaíz Ramos, para el Programa de Modernización del Ministerio Público - OIM (Organización Internacional para las Migraciones).
Asimismo, fue director de la Escuela del Ministerio Público y miembro del Consejo Nacional Anticorrupción de la Fiscalía de la Nación, entre los años 2004 y 2005.
Fue ampliamente reconocido en el ámbito nacional e internacional como el más fiel representante de la antropología científica peruana por su dedicación tanto en la medicina legal como en lo concerniente al tratamiento del medio ambiente.
En el desempeño de cargos públicos se destacó en la docencia universitaria, en los cargos públicos de confianza como funcionario de las diversas entidades estatales como el Ministerio Público-Fiscalía de la Nación, el Ministerio de Justicia, entre otros.
Ha sido miembro del Consejo Nacional Anticorrupción de la Fiscalía de la Nación y presidió la Comisión de la Fiscalía de la Nación para la Revisión de los Expedientes de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (2004).
Por sus trabajos en el campo de la criminología y el derecho fue reconocido por la Fiscalía de la Nación.
Fernando Fuenzalida Vollmar, fue también escritor y filósofo, nació en Lima el 6 de enero de 1936. Cursó estudios de Filosofía, Etnología y Arqueología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde fue catedrático.
Desde 1954 laboró en diversos campos como la docencia escolar y universitaria, la investigación social, además de realizar diversas asesorías políticas y de gestión para diversas entidades y también fue miembro Suplente en el Parlamento Andino como representante del Perú en el año 2006. Fue el primer civil director del Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN) entre el 2004 y el 2005.
Dedicado a la investigación científica de la antropología y arqueología, becario, consultor y conferencista en proyectos específicos para diversas fundaciones científicas como la Ford Foundation, la Wenner Gren y otros, organismos internacionales y universidades.
Licenciado en Antropología, Etnología y Arqueología por las Universidades de San Marcos y Pontificia Universidad Católica del Perú. Realizó sus estudios doctorales en la Universidad de Manchester, y profundizó sus estudios en antropología física y arqueología mediterránea en las Universidades de Varsovia y Lotz.
Realizó investigaciones y publicaciones sociológicas y etnográficas en los Andes peruanos, siendo autor de publicaciones sobre temas vinculados con la estructura y dinámica de las comunidades campesinas y nativas, la economía nativa en transición, la violencia en sus diferentes manifestaciones y la estructura del poder en tales medios. Asimismo, destacó como docente, investigador y asesor de las Fuerzas Armadas peruanas. Trabajó en temas y enfoques sobre medio ambiente, calentamiento climático, riesgos y desastres, elementos geoestratégicos y de geopolítica, seguridad y defensa nacional.
Formó parte de la Comisión Mario Vargas Llosa para investigar el caso Uchuraccay (1983-1984) donde perecieron nueve periodistas peruanos durante la época del terrorismo.
Ha sido miembro del Grupo Internacional Humanismo y Gestión del HEC Montreal. Asociado a la Oficina Peruana de Himalandes Organismo Antropológico para el Intercambio Tecnológico Andes Himalaya. Ha sido miembro vitalicio del Consejo Mundial de Americanistas.
En una última entrevista realizada por una revista capitalina al extinto antropólogo Fuenzalida, fue preguntado ¿cómo quieres que se te recuerde?, dijo: “Qué difícil. El Perú es un país de recuerdos múltiples. Puedes ser demonizado o subido a los altares. Y al mismo tiempo puedes ser las dos cosas a la vez. Quisiera que se me recuerde como un profesor universitario de buena voluntad que quiso iluminar a sus contemporáneos. Y que tal vez logró algún éxito”.

---------------------------------------


CARLOS EDUARDO ZAVALETA RIVERA

El escritor Carlos Eduardo Zavaleta, introductor del monólogo interior y las técnicas literarias del norteamericano William Faulkner en el Perú, falleció hoy en Lima, a los 83 años, informó la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Zavaleta, nacido en la ciudad norteña de Caraz en 1928 y graduado en San Marcos con dos tesis sobre Faulkner, también fue miembro de la Academia Peruana de la Lengua y ejerció cargos diplomáticos en Bolivia, México, España y Gran Bretaña.
Autor de libros como “El Cristo Villenas” y “El cielo sin cielo de Lima”, fue considerado un innovador de la narrativa peruana durante la década de los años cincuenta, al alejarse del indigenismo y difundir la obra de autores extranjeros.
Gran lector de Faulkner y del irlandés James Joyce, fue amigo de Mario Vargas Llosa, el premio Nobel de Literatura 2010, quien reconoció que “por culpa” de Zavaleta escuchó hablar por primera vez de Faulkner y sus técnicas literarias.
“Ahí tal vez, y por culpa de Carlos Eduardo Zavaleta, escuché por primera vez hablar de William Faulkner, que es uno de los escritores que más me han marcado”, señaló Vargas Llosa en el discurso de agradecimiento que dio tras ser distinguido a inicios de este mes con la medalla de honor de San Marcos, la universidad más antigua de América.
Autor de una espléndida producción narrativa que sobresale por su lenguaje terso y pulido, su destreza en el desarrollo de la anécdota, su excelente construcción de los personajes y su perfecto acabado formal, es uno de los principales integrantes de la denominada "Generación del 50", en la que se agrupan otros escritores peruanos de la talla de Julio Ramón Ribeyro, Enrique Congrains Martín, Luis Loayza y -entre otros- Eleodoro Vargas Vicuña; precursores todos ellos del gran "Boom" de la narrativa peruana encabezada, en la década siguiente, por Mario Vargas Llosa.

Los rasgos comunes que caracterizan a los miembros de esta "Generación del 50" son la búsqueda constante de la renovación de la narrativa peruana a través de nuevas técnicas literarias y el esfuerzo por dejar constancia de los nuevos cambios y transformaciones experimentados en la sociedad tras el proceso de modernización.
Carlos Eduardo Zavaleta pasó su infancia y adolescencia en el medio rural en el que había venido al mundo, del que luego tomaría abundantes materiales literarios para construir una buena parte de su obra de ficción. En su juventud, el futuro escritor se trasladó a Lima para cursar estudios superiores de Letras en la Universidad de San Marcos, donde se doctoró con una tesis centrada en la producción narrativa del norteamericano William Faulkner (1897-1962).
En su faceta de estudioso del hecho literario y animador cultural, Zavaleta fue el principal difusor en el Perú de las novelas de dicho autor, a las que pronto sumó su pasión por la obra del irlandés James Joyce (1882-1941). A ambos autores y a sus respectivas narraciones dedicó Zavaleta algunos de sus más lúcidos y penetrantes ensayos críticos, gran parte de los cuales quedaron recogidos en su libro titulado Estudios y ensayos sobre Joyce y Faulkner (1993).
Durante toda su vida laboral, Carlos Eduardo Zavaleta ha compaginado su dedicación a la docencia universitaria con el desempeño de misiones diplomáticas y la redacción de una interesante producción narrativa que le sitúa entre las grandes figuras de las Letras peruanas de la segunda mitad del siglo XX.
Se dio a conocer como escritor a finales de los años cuarenta con un volumen de relatos titulado El cínico (Lima, 1948), al que luego siguieron otras recopilaciones de cuentos que le revelaron como un consumado maestro en el cultivo del complejo género de narrativa breve. Entre estas colecciones de relatos, cabe destacar -además de la ya mencionada- las tituladas La batalla y otros cuentos (1954), El Cristo Villenas (1956), Unas manos violentas (1958), Vestido de luto (1961) -obra galardonada con el Premio de Fomento a la Cultura "Ricardo Palma"-, Muchas caras del amor (1966), Niebla cerrada (1970) y Un día en muchas partes del mundo (1979).
Algunas de sus obras son Los Ingar (1955), El Cristo Villenas (1956), Cuentos completos (1977), Pálido pero sereno (1997).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada