lunes, 1 de agosto de 2011

EX-MINISTRO DE ECONOMÍA LUIS CARRANZA HABLA SOBRE EL NUEVO GOBIERNO DEL PERÚ (Revista CARETAS)


Ex ministro de Economía analiza la compleja coyuntura financiera internacional y el margen de maniobra del próximo gobierno.


El 28 de julio asumió la conducción del Estado un nuevo piloto, pero subsisten las dudas sobre el plan de vuelo. En los últimos 20 años se viene aplicando el mismo plan, aunque con matices significativos entre los gobiernos, basado en tres pilares: disciplina fiscal y monetaria, apertura de la economía, y competencia y libertad de mercado.
En ese periodo se han tomado decisiones de política, unas buenas, otras no tan buenas, que dependían del contexto internacional, de la coyuntura política interna y de cómo habíamos evolucionado, pero siempre dentro del mismo plan general de vuelo. Los resultados han sido positivos. 
En los últimos 5 años, los avances en nuestra economía son interesantes. Lo producido por cada uno de los peruanos pasó de US$ 3,340 en 2006 a un estimado de US$ 5,600, un crecimiento cercano al 67%. Por otro lado, el porcentaje de la población que vive en condiciones de pobreza cayó de 44.5% en 2006 a cerca del 30% en 2011 (que recién se conocerá en el 2012).
A su vez, la desigualdad se redujo de manera sustancial, en la medida que se crearon más de 40,000 empleos al mes en promedio.
Ahora, con nuevo piloto y dudas sobre el plan de vuelo, es importante analizar el panorama internacional. El reporte meteorológico indica viento de cola durante todo el trayecto, pero con fuertes turbulencias, especialmente en los primeros años.

FUERTE VIENTO DE COLA

Las economías emergentes mantendrán un alto ritmo de crecimiento. En particular, se espera que China crezca al 9% como promedio anual. Si no se presenta un descalabro de las economías desarrolladas, esto nos lleva a un escenario de precios internacionales de materias primas altos para los próximos años. Esto no quiere decir necesariamente que los precios seguirán creciendo a altas tasas, sino que existe soporte de demanda. El precio final de la materia prima dependerá de cómo responde la oferta particular.
En el balance, esto implica que el resto del mundo seguirá transfiriendo importantes recursos a la economía peruana, los cuales deben ser usados para continuar financiando el crecimiento de largo plazo.
Asimismo, también permite vislumbrar una tensión en el lado de precios de combustibles y de alimentos, que requerirán tener a la política monetaria y fiscal vigilantes para evitar un aumento de la inflación.

TURBULENCIAS EN EL CORTO PLAZO

Si bien la tendencia de largo plazo es positiva para nuestra economía, confrontamos en el corto plazo dos frentes de severas turbulencias.
En el frente norteamericano, la incapacidad del Congreso de los EE.UU. para alcanzar un acuerdo fiscal sobre el recorte de gastos que haga sostenible la deuda pública, entorpece el proceso de recuperación de la economía, añadiendo incertidumbre política a mercados muy debilitados.
El alto desempleo, la debilidad del mercado de viviendas, la lenta recuperación del crédito, y expectativas deprimidas de los agentes económicos configuran un escenario de estancamiento y bajo crecimiento global.
En el largo plazo, los mayores niveles de deuda pública norteamericana presionarán al alza las tasas de interés de largo plazo, que pasará factura a la recuperación de la inversión privada. Aunque es poco probable un escenario de doble recesión, el bajo crecimiento y el aumento de tasas de interés en el largo plazo no deja de ser complicado.

¡ABRÓCHENSE LOS CINTURONES!

En el frente europeo, la crisis de deuda de los países periféricos es el principal motivo de preocupación de los mercados. Conciliar los intereses contrapuestos de los distintos frentes, políticos y financieros, ha sido imposible. La situación es muy simple: con un nivel de deuda cercano a 150% de su PBI, Grecia está quebrada. El problema es qué hacer.
Un rescate puro por parte de la Unión Europea no es aceptado por los alemanes y los franceses. Por otro lado, dejar quebrar a Grecia implicaría una potencial quiebra masiva de bancos (que son los que tienen los bonos griegos) y un muy probable contagio sobre otros países mucho más grandes e importantes como Italia y España, con inciertas consecuencias sobre la supervivencia de la Unión Europea.
La solución alcanzada el jueves 21 resuelve el problema de liquidez de corto plazo, pero solo implica una reducción de la deuda de 17% del producto, dejando la situación de sobreendeudamiento griego inalterada: Grecia sigue estando técnicamente quebrada.
En suma, la turbulencia del frente europeo es lo más preocupante porque la incertidumbre es mayor y todavía no hay una solución política ni financiera viable a la vista.

¿Y NUESTRO PLAN DE VUELO?

El Mensaje del 28 del presidente Ollanta Humala deberá ayudar a despejar las dudas. La conformación del primer gabinete no las clarifica.
En la medida en que la tripulación convocada por el presidente Ollanta Humala para pilotear el avión no tiene la misma visión de las cosas, las recomendaciones no serán sobre a qué altura se debe volar, sino sobre el rumbo que hay que tomar. Es por ello importante que el piloto tenga claras sus metas.
En términos generales, el producto de cada peruano debería crecer en el periodo 2011-2016, en la misma magnitud porcentual que creció en el periodo 2006-2011. Es decir, al 2016 el producto por habitante debería estar aproximadamente en US$ 9,250.
Asimismo, si la tasa de pobreza cayó más de 15 puntos en los últimos 5 años, la meta debería ser reducirla en no menos de 10 puntos, hasta 20% de la población. Estos son los dos grandes indicadores en el plano económico y social que el próximo gobierno no debe descuidar.
¿Cómo llegar? ¿Qué instrumentos usará? ¿Cómo aprovechará mejor los vientos de cola y sorteará las turbulencias? Esperemos que el Mensaje a la Nación de Humala despeje las dudas. (Escribe: Luis Carranza*)

----------------

* Ex ministro de Economía (2006 - 2008 y 2009), actual director del Instituto de Competitividad de la Universidad de San Martín de Porres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada