miércoles, 17 de agosto de 2011

GANA PERU POSIBLE, por Augusto Alvarez Rodrich (Diario LA REPUBLICA)




Un acuerdo parlamentario clave para el gobierno.
Una pregunta interesante y no menos relevante del momento político actual es si el gobierno de Gana Perú (GP) tiene una alianza, pacto o acuerdo mínimo con Perú Posible (PP) que le ofrezca estabilidad en un Congreso que será uno de los escenarios más conflictivos de este lustro político. La respuesta es ‘quién sabe’.
Los presidentes Alejandro Toledo y Alan García carecieron de una mayoría parlamentaria y debieron, por tanto, adaptarse a una inestabilidad relativa que fue mejor manejada por el Apra gracias a una bancada que, no obstante ser minoritaria, podía, por su disciplina, experiencia y maña, parecer mayoría.
Se puede, por tanto, vivir sin mayoría en el Congreso, aunque es difícil. Por ello, el gobierno del presidente Ollanta Humala buscó un pacto que, dado el resultado electoral, el tamaño de sus bancadas, lo ocurrido durante la campaña y las respectivas posiciones ideológicas, convertía a PP en el socio obvio.
A las 47 curules vinculadas al presidente Humala (26 de GP y 21 invitados) se agregarían las 21 que llegaron dentro del paraguas de la Chakana, lo que sumaría 68 curules, dos más de la mayoría requerida en un Congreso de 130 personas. El arreglo también incluía la presencia de PP en el gabinete.
Pero una traba para la concreción de este pacto que ofrecía beneficios potenciales para ambos sectores fue que el trance de la derrota electoral no fue bien procesado por Alejandro Toledo. Desde el final de la primera vuelta, él fue prácticamente empujado por los sectores que promovían la candidatura de Humala para alcanzar un acuerdo con este. Pero la combinación de poca convicción con mucha frustración revivieron la peor faceta de Toledo: la del gran tomador de indecisiones.
Por ello, el proceso de designación de ministros de PP fue un caos, con la consecuencia de la renuncia del secretario general Javier Reátegui, la expulsión de Carlos Bruce, y el resultado de que, al final, algunos supuestos representantes de la Chakana no saben si en realidad son representantes de su partido.
En el Congreso, por su parte, tampoco están claras las cosas, por lo que esto ha sido un asunto de preocupación del nuevo gobierno, lo cual ha llevado a Daniel Abugattás y Salomón Lerner a afinar las relaciones con la Chakana parlamentaria.
Sin Toledo de por medio, y con Bruce expulsado, el pacto va en camino para que GP se asocie con un bloque de 20 congresistas (9 PP, 5 de Acción Popular, 2 de Somos Perú, 3 de movimientos regionales y un independiente).
Dicho acuerdo le permitiría al gobierno contar con 67 curules que le otorgarían una apretadísima pero muy útil mayoría en el Congreso. Mantener esa relación será uno de los factores determinantes de la estabilidad del gobierno del presidente Ollanta Humala

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada