domingo, 4 de noviembre de 2012

HABLA BERNARDO KLIKSBERG (varios)


Bernardo Kliksberg es considerado un gurú mundial en Responsabilidad Social Empresarial. El pasado lunes dio la conferencia "Ética Social y el Futuro de América Latina" y recibió el grado de doctor honoris causa por la Universidad Ricardo Palma. Es autor de 55 libros y centenares de trabajos sobre RSE, ética, entre otros.

  ¿Cuál es el principal problema que ve en América Latina?

Un informe de The Economist señala que la única región que está disminuyendo la desigualdad es América Latina, pero eso se debe a países como Brasil, Argentina, Uruguay, debido a sus inversiones en educación y salud. El Perú tiene una de las inversiones más pequeñas en educación, no hay oferta de servicios para que las familias pobres se vean beneficiadas. La UNESCO y la Organización Panamericana de la Salud establecen que se debe invertir en estos segmentos alrededor del 6% del Producto Bruto Interno (PBI).

Pero el informe dice que en los países subió la desigualdad...
El informe dice que el mundo alcanzó el nivel máximo de desigualdad en el último siglo. Ahora los países desarrollados se han hecho más desiguales y detrás de ello están las políticas neoliberales ortodoxas que generan las desigualdades en los países europeos. Los neoliberales solían decir que las desigualdades eran buenas para la economía porque estimulan a que los ricos ganen más para reinvertir, lo que beneficiaría a los más pobres, lo cual sabemos que nunca se ha dado en la realidad.

¿Cuáles son las consecuencias de esa desigualdad?
La desigualdad es destructiva para la economía, es regresiva. Además, reduce el número de consumidores, reduce la formación de ahorro nacional. No permite que haya clases medias, las cuales son importantes en la economía ya que estas son las que reinvierten en la economía del país. Uno de los graves problemas que causa es que rompe la familia, genera divorcios por la falta de protección que tienen; aumentan la criminalidad y la inseguridad ciudadana.

¿A qué se debe que haya tanta desigualdad?
La desigualdad es fatal para el sistema educativo y América Latina da testimonio de ello. Del 20% de los más pobres de la población, solo uno de cada tres termina el nivel secundario. Por más que haya escuelas, la desigualdad hace que los niños tengan que trabajar. En el Perú hay muchos niños menores de 14 años trabajando, según información de la OIT. Las desigualdades se refuerzan unas a otras porque los niños que no terminan la secundaria no van a conseguir un trabajo bien remunerado, mientras que los que sí tienen la posibilidad de terminar sus estudios tendrán los mejores trabajos. Las economías más exitosas son las que lograron mejores grados de igualdad, como por ejemplo, Noruega, Suecia, Dinamarca.

No tener trabajo arrastra a los jóvenes a la delincuencia...
No hay duda. América Latina tiene un problema de inseguridad ciudadana, las cifras de delito aumentaron significativamente. Hay que tener en cuenta que hay dos tipos de delito: el narcotráfico y la delincuencia juvenil. Este último se da porque los jóvenes llegan a la desesperación ante la desigualdad. Uno de cada cinco jóvenes en el Perú y América está fuera del sistema educativo y del sistema de trabajo.

¿Qué hacer para revertirla?
Se deben tener en cuenta tres factores: la educación, las oportunidades de trabajo y el fortalecimiento de la familia. Para ello el Estado debe crear políticas públicas que incentiven a formar familias. En Chile, por ejemplo, Michelle Bachelet creó hogares de cuidado diario donde las trabajadoras pueden dejar sus hijos en estos lugares que a su vez son administrados por madres de familia. En Noruega, que es un país bastante desarrollado, las madres tienen 15 meses de postparto y los hombres tres, los cuales son pagados y les permite enfrentar esa etapa.

¿Solo es deber del Estado combatir la desigualdad?
No solo del Estado. El sector privado es un aliado estratégico de las políticas públicas mediante su responsabilidad social. Sin embargo, hay que considerar que los empresarios del mundo consideran que las economías que mejor funcionan son las que tienen menos desigualdad. Para ellos es fundamental que los países funcionen bien porque de eso depende su futuro.

¿En qué debe consistir la responsabilidad social de las empresas?
Deben cuidar a su personal y la familia de sus trabajadores, deben cuidar a sus consumidores, al medio ambiente y ayudar a solucionar los problemas del país. Al tener en cuenta estos factores, sube la productividad de la empresa porque sus trabajadores se sienten tranquilos de laborar en una empresa que es ética y que vela por ellos. Una encuesta reciente de Nielsen, la principal consultora de marketing del planeta, revela que el 66% de los jóvenes compran productos de una empresa ética. Una empresa socialmente responsable va a atraer más inversores.

Fuente y más información: http://www.larepublica.pe/

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mujeres discriminadas

El Banco Central Europeo toma a diario decisiones que afectan la vida de grandes sectores de la población.

En el Consejo Directivo del Banco, no hay ninguna mujer. Se abrió una vacante en el directorio y el candidato presentado es un hombre de línea dura. Se informó que no se había encontrado una mujer apropiada.

Viviane Reding, vicepresidenta de la Unión Europea, presentó la propuesta de que se obligara a las grandes empresas europeas a romper la discriminación de género en sus consejos directivos y tener un 40 por ciento de ejecutivos mujeres. Los lobbies empresariales fueron mucho más fuertes y la propuesta fue desechada. Exigió un debate público abierto. Señaló que “las mujeres han esperado algo más de 100 años. Ahora ya no pasa de semanas”.

Será más difícil. A pesar de sus logros educativos, que han llevado a más mujeres con grados universitarios que hombres en diversos países, las mujeres son menos del 14 por ciento de los ejecutivos en Europa y menos del 8 en América latina.

Es sólo la punta del iceberg de la discriminación. Si bien las mujeres han ingresado masivamente al mercado de trabajo ganan considerablemente menos que los hombres. En EE.UU., en el segundo semestre de 2012, las mujeres entre 35 y 44 años ganaban el 79 por ciento de lo que percibían los hombres, entre las de 45 a 54 años era el 73 por ciento.

En Gran Bretaña, la Corte Suprema en un fallo histórico (25/10/12) condenó a la ciudad de Birmingham, la segunda del país, por no pagar a humildes trabajadoras los suplementos que pagaban a los hombres, que duplicaban su ingreso.

En España las mujeres ganan 22 por ciento menos que los hombres por igual trabajo. Las políticas de austeridad están deteriorando severamente su situación. En el ranking 2012 de igualdad de género del Foro Económico Mundial cayó del puesto 12 al 26.

En “participación económica y oportunidad”, entre 135 países España está en el puesto 75, y descendiendo. Inciden los agudos recortes en educación y salud y las severísimas reducciones en conquistas de muchos años, como el apoyo estatal para el cuidado de ancianos y la extensión de la licencia paterna en los nacimientos.

En América latina, con avances, los datos de la respetada ONG internacional PLAN (2012) muestran que 104 millones de niñas están rezagadas en su escolaridad. Diferentes barreras les impiden alcanzar nueve años de escolaridad, entre ellas la desnutrición, el embarazo adolescente y que no las inscriban en la escuela para que ayuden en el hogar o trabajen.

PLAN retrata que “muchas niñas se levantan a las cuatro de la mañana, lavan la ropa, hacen la comida y después van a la escuela, de la que regresan a trabajar de nuevo en el hogar”. Como no tienen tiempo para hacer los deberes, ni estudiar, terminan rezagándose y desertando.

A ello se agrega “la violencia que las niñas enfrentan en la calle, en la escuela, a través de hostigamiento e incluso abuso sexual”. Por otra parte, en la escuela misma se sigue transmitiendo “estereotipos sexuales machistas” a través de la currícula y de mensajes subyacentes.

México ilustra la situación que enfrenta la mujer en muchos países de la región. Las mujeres laboran muchas más horas que los hombres, sumando trabajo y hogar. En total, en 2010, 2344 millones de horas ante 1859 millones de horas de los hombres.

Las tareas de las mujeres en el hogar, cuidado de la educación de los niños, atención a los mayores, preparación de alimentos, compras y administración del hogar, entre otras, son esenciales para la sociedad. Realizan en México el 80 por ciento de estas tareas.

Este esfuerzo no tiene ninguna remuneración, ni siquiera figura en las cuentas nacionales. En México significaba, en 2006, el 21 por ciento del Producto Bruto Nacional y en 2010 había subido al 21,9. Superaba a la industria, que aportaba el 17,2 por ciento del PBI y al comercio, que generaba el 15,7. El trabajo de las mujeres mexicanas en el hogar era 1,8 veces el producto bruto total de Finlandia y casi lo mismo que el de Suiza.

La situación diaria es muy tensa para muchas mujeres en México y América latina. Se han integrado al mercado laboral y deben luchar duramente ante la discriminación de género para poder avanzar. Al mismo tiempo, los trabajos del hogar están a su cargo. Es una doble jornada de trabajo interminable.

Encima, sus tareas en el hogar no tienen reconocimiento alguno. Son como “si no hicieran nada”.

Son las primeras afectadas por las políticas de austeridad salvaje. Al reducir servicios básicos del Estado, se está delegando en ellas, sin apoyo, el problema de asegurar alimentación, educación, salud. En América latina, la Cepal estimó que sin el sacrifico personal inmenso de las mujeres pobres solas jefas de hogar, en los años de la hegemonía neoliberal la tasa de pobreza hubiera sido 10 por ciento mayor.

A las severas discriminaciones laborales contra la mujer se suman entre otras la discriminación en la política, su conversión en objeto sexual por espacios masivos de televisión y otras extremas, como la violencia, el femicidio, la lenidad de la Justicia ante los agresores. También sigue la impunidad en lugares de asesinatos continuos de mujeres como Ciudad Juárez, Guatemala y otros.

Se puede hacer diferente. Claro que sí. En la tabla del Foro Económico Mundial figuran a la cabeza Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia. Señala el informe que los países nórdicos han logrado la combinación ideal con uno de los mayores porcentajes de participación de la mujer en la fuerza laboral, las menores diferencias salariales entre sexos y las oportunidades de liderazgo para las mujeres en las áreas pública y privada.

Ello tiene que ver con su modelo enconómico global, orientado a la igualdad. El ranking lo cierran países como Irán, Siria, Arabia Saudita y Pakistán.

No son de sorprender los avances de la Argentina actual en la tabla. Es el cuarto país de la región en estar cerrando la brecha de género, después de Barbados, Costa Rica y Bolivia.

En un mundo donde los 200 billonarios mayores siguen aumentando la diferencia –y según la lista Bloomberg (29/10/12) tienen ahora un patrimonio igual al del producto bruto de Francia, la quinta economía del planeta–, la lucha por la igualdad de la mujer es parte central de la pelea contra la desigualdad.

Asimismo está en juego en reintegrarle sus derechos violados, una y otra vez, la dignidad de toda la especie humana.

Por Bernardo Kliksberg *

* Está en prensa el nuevo libro del autor: Cómo enfrentar la pobreza y la desigualdad.

Fuente y más información: www.pagina12.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada